Press

Ad Age: Cómo echar el telón de la transparencia en la publicidad programática

Todos los participantes de cada transacción deben recibir un recibo virtual desglosado.

Cuando se eche el telón en el verano de este mismo año, el escenario se verá envuelto en una auténtica tempestad. Los profesionales del marketing han reformulado estrategias creativas. Las empresas de medios se han visto obligadas a gestionar niveles récord de interacción con el usuario, y a enfrentarse a un entorno empresarial marcado por una de las dicotomías más complicadas hasta la fecha: un volumen de impresiones publicitarias desbordante, debido al aumento de la actividad de la audiencia, y una densidad de demanda que ha marcado mínimos históricos, a raíz de las bajas cifras de reservas y categorías publicitarias que están en pausa.

Aunque hemos realizado los ajustes necesarios en la parte artística de nuestra industria, siguen pendientes los cambios que se deben realizar en el plano científico.

 Este mes, un estudio realizado por PwC e ISBA, en el que se pudo constatar que solo el 51 por ciento de la inversión en inventario digital de los anunciantes se dedica a los medios operativos, reafirmó que el mercado sigue padeciendo un problema de transparencia. Hay más de siete millones de resultados de búsqueda para «programmatic transparency» (transparencia programática) que datan de casi hace diez años, y este tema lleva años tratándose en ferias de la industria y en conferencias sobre publicidad. A pesar de que existen distintas definiciones de cuál es el significado de transparencia para nuestra industria, pienso que a todos los participantes se les debe entregar un recibo virtual desglosado que resulte fácil de comprender. Esto conlleva revelar todas las tarifas y poder trazar con claridad la inversión operativa en medios que va desde las carteras de los profesionales del marketing hasta los bolsillos de los editores.

 

Más información en Ad Age

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *