Perspectivas de Index Exchange

Uso de métricas para mejorar la calidad de un proyecto

En cualquier lugar de trabajo ágil (incluso en IX Engineering) se puede y se debe hacer un esfuerzo consciente por mejorar, ya que el avance constante es clave para tener una mentalidad ágil, una práctica que las métricas pueden fomentar y también dificultar. Las métricas correctas pueden mostrar y localizar problemas que necesitan mejorarse o asegurar a los equipos que su trabajo es efectivo, si bien las métricas incorrectas pueden incentivar un comportamiento deficiente…

¿Cómo es eso? Piense en la vieja anécdota (que más tarde se abrió camino en una tira cómica de Dilbert) de la compañía que presentaba problemas de calidad en un producto. Su métrica y sus incentivos para solucionarlo consistieron en asegurarse de que el equipo de Control de calidad señalara todos los errores. Por notificar los problemas, recibirían una recompensa en efectivo, y los ingenieros obtendrían la misma recompensa por desarrollar una solución. Es una idea sólida en teoría, pero en la práctica los ingenieros terminaron forzando errores en la programación para, posteriormente, indicárselos al equipo de Control de calidad y poder desarrollar, así, las soluciones pertinentes por las que recibirían las recompensas prometidas.

En otras palabras, una métrica mal aplicada puede empujar a los equipos a engañar al sistema. Y aunque no haya tramposos en el equipo, este podría anteponer la métrica (p. ej., solucionar errores) al objetivo (mejorar la calidad). Esta es una de las muchas razones por las que no solo es esencial recopilar las métricas correctas, sino también recopilarlas de la manera correcta.

¿Realmente es necesario recopilar métricas?

Por citar a Lord Kelvin, “Si no puedes medirlo, no puedes mejorarlo”, una frase que capta de manera sucinta la importancia de las métricas. En pocas palabras, las métricas tienen la capacidad de mejorar todos y cada uno de los aspectos de un equipo y de una empresa, desde los canales de comunicación hasta los procesos. Permiten a los equipos identificar los problemas y desafíos que aparecen internamente, lo que les permite realizar un seguimiento de la efectividad de cualquier cambio o solución que se implemente.

¿Cómo pueden los equipos evaluar las métricas?

Independientemente de las métricas que usemos en Index, por lo general nuestro proceso sigue siendo el mismo:

Fijar el objetivo

Las métricas siempre deben respaldar el objetivo, aunque estas no deben constituir el objetivo mismo. Cuando le pidan “Mida X”, pregunte siempre “¿Por qué?” Un objetivo bien planificado nos permite seleccionar las métricas correctas. Por ejemplo, uno podría decir: “Queremos estar seguros de que nuestro código funciona tal y como estaba previsto, y que todo el código seguirá haciéndolo a medida que integremos arreglos de errores y características nuevas”.

Establecer las métricas que respaldan dicho objetivo

Seleccione de 2 a 4 métricas que respalden su objetivo, seleccionando aquellas que tengan el riesgo y el coste más bajos para el valor más alto. Al evaluar si una métrica es adecuada para su equipo o no, puede hacerse algunas preguntas:

  • ¿Cuál es el beneficio de medir con esa métrica?
  • ¿Qué riesgos hay asociados a esa medición?
  • ¿Cómo se podrían engañar?

Recopilar las métricas de un período de tiempo apropiado

Tenga en cuenta la naturaleza de los objetivos que espera alcanzar y las mejoras que espera realizar. Luego establezca los plazos adecuados para recopilar dichas métricas. Por ejemplo, la medición de “errores comunicados en el ámbito durante la vida útil de una versión” para un solo ciclo probablemente apenas sea útil o impactante. De igual forma, una mejora procedente de un cambio relacionado con el proceso de un equipo generalmente es visible al cabo de 2 o 3 ciclos.

Verificar el progreso del equipo

Si el objetivo no se ha cumplido, introduzca cambios y continúe midiendo su métrica. Si el objetivo se ha cumplido, deje de medir y retroceda un paso. Si bien puede ser tentador aumentar la lista de métricas, podría suponer más tiempo y esfuerzos para su equipo (y siempre habrá una oportunidad para recuperar esas métricas más adelante). En su lugar, seleccione un nuevo objetivo y reinicie el proceso.

En general, al seleccionar las métricas correctas (y luego ejecutarlas correctamente), los equipos de Index Exchange pueden establecer objetivos agresivos y hacer un seguimiento de las mejoras y de los éxitos logrados en el camino. Confiamos en que una estrategia de medición sólida sea la clave para impulsar las mejoras y el crecimiento, sin importar el proyecto o las circunstancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *